Limpieza facial profesional

Compartir

La limpieza facial diaria es esencial para eliminar toda la suciedad que se acumula en el rostro. Independientemente de si te maquillas o no, es importante limpiarse la cara tanto por la mañana como por la noche para eliminar los restos del maquillaje, de sudor, de grasa, de polvo y otros factores externos que contaminan nuestra piel.

Todos estos elementos hacen que nuestra cara se llene de impurezas y por tanto, nos saldrán puntos negros, granos y espinillas. A pesar de limpiarnos nuestra piel todos los días, deberemos realizarnos al menos una limpieza facial profesional para completar nuestra rutina de belleza. Este tratamiento tiene por objetivo limpiar la piel en profundidad para eliminar las células muertas y los puntos negros. Asimismo, nos ayudará a tonificar y relajar los músculos de la cara gracias a los masajes que se suelen realizar. Esta limpieza de cutis devolverá la luminosidad y del brillo a tu rostro.

Las limpiezas faciales profesionales suelen durar entre una hora y hora y media aproximadamente. Este tratamiento de belleza está compuesto por tres partes: la limpieza del rostro y cuello, hidratación en profundidad y un masaje tonificante. En primer lugar, se limpiará la cara para eliminar todos los restos de maquillaje y de suciedad. Por tanto, se limpiará la parte superficial del rostro y de cuello. A continuación, se aplicará un exfoliante facial para eliminar las células muertas. Posteriormente, se procederá a dilatar los poros mediante vapor para después eliminar los puntos negros. Seguidamente se cerrarán los poros pasando por el rostro un rayo de alta frecuencia que además tiene una función bactericida, calmante y oxigenar la piel. Por último, se aplicará una mascarilla facial en función del tipo de piel del paciente para hidratar y calmar el cutis. La limpieza facial profesional acaba por un masaje facial para activar y estimular la circulación de la sangre.

limpieza-facial-profesional

Este tratamiento facial debe realizarse al menos una vez al año aunque dependerá del tipo de piel de cada persona. Si tienes una piel normal, podrás hacerte una limpieza de cutis cada tres o cuatro meses mientras que para las pieles maduras o secas deberá realizarse una limpieza facial profesional cada dos meses aproximadamente ya que necesitan de más cuidados para poder lucir una piel sana, brillante y luminosa. Si tienes problemas de acné, deberás realizarte este tipo de limpieza con más frecuencia ya que es la única manera de combatir el acné y de mejorar tu piel. En Mapa y Salud realizamos las mejores limpiezas faciales y además, disponemos de tratamientos para acabar con el acné. Para más información sobre nuestras limpiezas y tratamientos faciales, contacta con nosotros.