Pautas para proteger la piel en otoño

Compartir

La piel necesita unos cuidados diarios para mantenerse sana y en perfectas condiciones. Dependiendo de nuestro tipo de piel deberemos realizar un cuidado u otro. No necesitará los mismos cuidados ni los mismos cosméticos una piel mixta que una grasa o que una seca y mucho menos una piel sensible o con atópica. Otro aspecto que debemos tener en cuenta para cuidar nuestra piel es la época del año. No es lo mismo cuidar la piel en verano que en otoño o en invierno. Por ello, desde Mapaysalud os vamos a dar unas pautas de cómo cuidar la piel en otoño para que esté sana y radiante.

En otoño comienzan a bajar las temperaturas. Los días son más frescos, lluviosos y más cortos. Tenemos menos horas de luz. Con este tiempo, será importante la limpieza y la hidratación, pero tampoco te olvides de seguir usando el protector solar.

¿Cómo cuidar la piel en otoño?

  • Limpieza facial profesional. Tras el verano, la piel está maltratada por las continuas exposiciones al sol. Necesitará un extra de hidratación y si le añadimos un plus de vitaminas mucho mejor. Además, será esencial una exfoliación tanto facial como corporal para eliminar las células muertas y las impurezas.
  • Extra de hidratación. Tras limpiar el rostro por la mañana y por la noche, tocará aplicar una crema hidratante que se adapte a nuestro tipo de piel. La hidratación es fundamental para proteger la epidermis de las agresiones externas como cambios de temperatura, contaminación, ambientes secos… Asimismo, tras la ducha, será esencial aplicarte una crema hidratante corporal para mantener la piel sana y bien nutrida.
  • Continúa con el protector solar. Las cremas solares se deben usar durante todo el año.
  • Cuida tus manos. Nuestras manos sufren con las bajas temperaturas. Tienden a resecarse y a agrietarse. Protegerlas del frío usando guantes. También usa crema de manos, aplícala tantas veces sea necesario. Lleva un bote de crema en el bolso para aplicártela en cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Protege los labios. No te olvides de los labios ya que son muy sensibles tanto a los cambios de temperatura como al frío y al viento. Se resecan y se agrietan con más facilidad en otoño e invierno por lo que será esencial llevar siempre un bálsamo labial o vaselina a mano. Así estarán protegidos e hidratados.

Pide cita en nuestro centro de belleza y salud para preparar tu piel para la llegada del frío.